Formulario de contacto Cerrar
Facebook Google+
Historia

Insigne tucumano dio nombre a la ciudad a partir de 1904.
Jurisconsulto y político (1837-1885) fue una de las grandes figuras civiles de nuestro país.
Notable orador parlamentario, Ministro de Instrucción Pública durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento y Presidente de la Nación desde 1874 a 1880, fue continuador de la obra civilizadora del "Gran Maestro Sanjuanino". Sus ideas en materia de educación se exteriorizaron en sus iniciativas de gobernante, sus memorias ministeriales, su gestión presidencial y sus escritos y discursos. Consideraba Avellaneda que era preciso fomentar el hábito de la lectura hasta convertirlo en un rasgo distintivo de las costumbres nacionales, para levantar el nivel intelectual del país.
Durante su presidencia realizó una política de reducción de gastos ya que las finanzas de la Nación se encontraban en estado ruinoso.
En 1875 se discutió en el Congreso la necesidad de gravar las importaciones de productos extranjeros para recaudar más impuestos y proteger la industria nacional.
La agricultura fue ampliamente protegida y, gracias a los nuevos procesos de enfriamiento y congelamiento de carnes, se aumentaron notablemente las toneladas enviadas a Europa.
Julio Argentino Roca ocupó la cartera de Guerra y una de sus primeras resoluciones fue la de organizar una "Expedición al Desierto" que asegurara el dominio efectivo de nuestro país en las tierras de la Patagonia.
Entre otras actividades, Avellaneda presentó un proyecto de ley por el cual se declaraba a Buenos Aires Capital Federal de la República Argentina. El Congreso Nacional sancionó dicha ley el 21/9/1880 y la legislatura bonaerense la aprobó en noviembre del mismo año, siendo presidente Julio A. Roca.